Posts Tagged ‘prisa

19
Sep
12

Aquí tiene su cambio

Si bien el uso de tarjetas de crédito y débito se ha popularizado alrededor del mundo, todavía hay compras pequeñas que realizamos con dinero contante y sonante.

Por ejemplo, para utilizar el transporte público, ya sea un bus o un taxi, generalmente no podemos realizar el pago de otra forma que no sea en efectivo.

Pues bien al ir en bus, a veces es preferible llevar lo justo, y es que ocurre algo particular. Pareciera que guardan las monedas de menor denominación para darte el cambio. Ni se te ocurra pagar con un billete grande, porque tomaría tiempo y cuando te bajas del bus, y si no eres demasiado confiado al contar es probable que te falte dinero.

El caso de los taxis, al menos por este lado del mundo es algo más complicado. El taximetro marca un valor específico, y al momento de pagar, el señor conductor redondea a su buen saber y entender, obviamente a beneficio suyo. También es muy común que nunca lleve consigo demasiadas monedas y/o billetes con lo cual es muy usual que te pida que tengas disponible un valor aproximado al que sueles pagar en esa ruta.

Pensando en este asunto del “cambio”, también me surgió la duda. Cuando haces tus compras en el mercado, supermercado o tienda, con la prisa ¿te das el trabajo de contar que el cambio sea el correcto hasta el último centavo? o ¿prefieres confiar ciegamente en la honestidad y habilidad con los números del vendedor o cajero?

Imagen

En lo personal puedo decir que me ha pasado que el cambio ha sido incorrecto, ya sea de más o de menos. Y solo me he dado cuenta cuando necesito realizar otra compra o pago y me sobra o me falta dinero.

Habría que convertir en hábito contar el dinero que recibimos cuando pagamos algo, pues podemos perjudicar a otros o salir perjudicados, aunque más no sea por unas cuantas monedas.

20
Ago
12

El chicle en el zapato

Sales apurado de tu casa u oficina con un destino no muy lejano. No hay necesidad de usar el auto, pues solo son un par de cuadras. Un paso, otro paso y de repente ocurre lo imprevisto… sientes que la suela de tu calzado ha resbalado ligeramente. No te detienes puesto que tienes prisa. Al rato te das cuenta de que tu paso ha cambiado, algo estorba. Te detienes. Levantas el pie. Giras la planta hacia ti y es entonces que con desagrado miras la goma de mascar adherida cuidadosamente en un sitio estratégico de la suela de tu zapato.

¿Qué hacer? El tiempo corre y debes llegar a tu cita cuanto antes. ¿Qué hacer?, te preguntas nuevamente. Entonces vas por la opción más común en estos casos. Rozar el calzado contra el filo de la vereda, hecho que empeora las cosas puesto que el chicle se ha estirado y ahora cubre buena parte de la suela.

La desesperación se va apoderando de todo tu ser, empiezas a sudar frío, pero solo tienes dos opciones: Retirar el objeto pegajoso de tu zapato, o bien, seguir caminando algo fastidiado. Optas por hacer un nuevo intento de quitar el chicle. Esta vez se te ha ocurrido algo genial, buscar un papel (seria imperdonable tocar con tus propias manos algo que proviene de la boca de alguien y que contiene seguramente vestigios de saliva extraña) y retirar minuciosamente el objeto.

El intento fracasa, el papel se rompe y algunos fragmentos han quedado adheridos al zapato.

El tiempo corre, y se te hace tarde. ¡Quitar o no quitar el chicle del zapato! he ahí el dilema. Llegar tarde no es una opción, así que con toda la incomodidad que esto conlleva, decides seguir tu trayecto sintiendo que cada pequeña cosa que aparece en el camino, quedará pegada (indirectamente) a ti.

Llegas a tu destino, y te das cuenta de que el chicle ya no está. Aliviado, respiras, tu corazón vuelve a su sitio. Al desocuparte de tu compromiso, nuevamente sientes que al pisar tu pie ha resbalado… La historia vuelve a comenzar.




Enter your email address to follow this blog and receive notifications of new posts by email.

Únete a otros 514 seguidores

Qué se ha publicado aquí

agosto 2017
L M X J V S D
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  

¿Qué se publicó antes?


Las cosas que hemos visto...

Blog de literatura, cine y literatura en el cine

WordPress.com

WordPress.com is the best place for your personal blog or business site.